EL CRISTO DEL HUMILLADERO - LEÓN

León puede gloriarse de poseer una imagen de Cristo crucificado muy original. Es también de mucho valor artístico y de gran significado religioso.

Se llama el "Cristo del Humilladero" y la originalidad más destacada es que es un Cristo en cruz con el brazo derecho desclavado, apoyado en el pecho y señalando la llaga del costado. Es una talla de madera. Tiene una altura (de cabeza a los pies) de 83 cm.; una anchura (de clavo a clavo) de 83 cm. y medio. La cruz en que está tiene: 142 cm. el palo vertical y 99 cm. el palo horizontal.

 

Único en la Diócesis de León

Un Cristo de estas características es único en la Diócesis de León. Así lo afirma el Director del Museo Diocesano de la Catedral de León, que, además, es un experto en iconografía cristológica. Podemos decir que es también una imagen rara en España y en todo el mundo. Todos conocemos la imagen del Cristo de la Vega (Toledo). Personas amigas me han hablado de otro Cristo "semejante" (no sé hasta qué punto) en la Iglesia de San Esteban de Segovia, en la Catedral de Salamanca, en Galicia... Pero aunque llegáramos a enumerar docenas de imágenes de Cristo de estas características, serían muy pocas, y por ello serían "raras" en comparación de los millones de imágenes "normales" de Cristo crucificado con los dos brazos clavados en la cruz existentes en todo el mundo.

Este Cristo se halla expuesto al culto en la capilla lateral izquierda de la actual Iglesia Parroquial de La Virgen del Camino (León). La Iglesia Parroquial fue cons­truida en 1961 e incorporó en su espacio a una ermita (la Ermita del Humilladero), construida, según la tradición, en 1505.

Allí se apareció la Virgen al pastor Alvar Simón y le pidió que se hiciera un santuario a su nombre a unos qui­nientos metros de distancia, junto al Camino de Santiago. Mientras se hacía el verdadero santuario se dio culto a la Virgen en dicha Ermita. Y hecho el primer santuario y los que se sucedieron hasta el actual, siempre hubo culto en la Ermita. Y siempre estuvo el Cristo y una imagen de la Virgen del Camino.

 

Una joya artística y religiosa.

Cuando personas expertas en arte y en iconografía religiosa de la Edad Media o del Gótico ven esta imagen no pueden reprimir una profunda expresión de sorpresa: Es una joya, es un Cristo gótico, es del siglo XV, es de la Escuela Renana, es un Cristo patético... El conjunto: tronco, brazo, llaga, rostro, sangre... es impactante.

Para técnicos y expertos, este Cristo es del siglo XV y está inspi­rado en la corriente de espirituali­dad del siglo XIII y XTV que revalo-rizó y popularizó la devoción a las llagas de Cristo y a sus dolores en la Cruz y también popularizó los dolores de la Virgen y las imágenes de las "dolorosas" o "Piedad".

Representantes y promotores de esa corriente de espiritualidad de veneración a las llagas de Cristo pueden ser: San Francisco de Asís y sus estigmas (1186-1226), Santa Brígida de Suecia (1303-1370), la Escuela Renana formada por los místicos dominicos Eckart, Taulero y beato Enrique Susón (fl366), Santa Catalina de Siena (1347-1380), etc. Esta santa en una de sus cartas a los novicios dominicos decía: "¡Tened confianza!. Encon­traréis esta fuente de amor en el costado de Cristo crucificado y quiero que allí busquéis sitio para vosotros y allí dispongáis vuestra morada... Entrad y quedaos en esa dulce morada...".

La veneración de las llagas de Cristo, en concreto, la llaga del costado, tuvo actos religiosos bellos y significativos. Uno de ellos es este: en algunas iglesias, que veneraban un Cristo en la cruz o un Cristo yacente con la llaga del costado muy profunda, se depositaban en dicha llaga una hostia consagrada el Jueves Santo y se recogía el Sábado Santo. La llaga del costado había hecho de "sagrario" durante el Viernes Santo.

Tradición - leyenda que explica este Cristo

Desde el punto de vista artístico y espiritual este Cristo tiene todos los elementos para ser ubicado en el siglo XV. Sin embargo no sabemos ni la fecha concreta ni el autor del mismo. Más aún. No hemos visto ningún relato o leyenda que como en el caso del Cristo de la Vega, nos "explique" esta figura. Por ello me resulta sumamente interesante la versión que me ha hecho una persona en el mes de abril de 2003. Esa persona la oyó, cuando era niña. Es una tradición oral. Yo mismo pondría algunas objeciones. Pero la transcribimos.

Según esa tradición, ya existía, antes de 1505, una ermita o humilladero donde está el Humilladero actual. En esa ermita había un Cristo. El pastor Alvar Simón solía rezar en esa ermita y a ese Cristo siempre que venía a este lugar con su rebaño. Una de esas veces que rezaba en la ermita se le apareció la Virgen para decirle que era su voluntad que se hiciera a su persona un santuario. Que fuera al obispo y que le expusiera la voluntad de la Virgen. Al preguntar el pastor a la Virgen cómo podría creerle, la Virgen le pidió la honda; con ella lanzó una piedra. Y le dijo que allí donde cayera se haría el santuario y que la prueba sería que hallaría la piedra tan grande que no la podrían mover.

El pastor fue a hablar con el obispo. Le explicó todo: la voluntad de la Virgen, lo de la honda, lo de la piedra. El obispo escuchaba pero no veía razones suficientes para creerlo. Era un pastor. No tenia cultura. Podía ser un visionario. La Virgen no se aparece así, ni usa una honda... El pastor, con mucho respeto, insistía: "Venga, Señor Obispo, venga. Usted tendrá otra prueba además de la que ha dado la Virgen".

El obispo acepta. Acompaña al pastor. Lo primero que hace el pastor es llevar al obispo hasta el humilla­dero para rezar ante el Cristo. El obispo entra en la ermi­ta; se arrodilla ante el Cristo; reza; lo mira fijamente y con devoción. Y mirándolo así, ve, con asombro, que el Cristo descuelga el brazo derecho, lo pone en el costa­do, y señala la llaga. El obispo, enormemente sorpren­dido y emocionado por este hecho prodigioso, da cré­dito a las palabras del pastor, y se dispone a realizar la voluntad de la Virgen. Y la del Cristo, que ratifica con ese hecho prodigioso que también él quiere que se haga un santuario a su Madre Dolorosa en aquel lugar.

Esta tradición nos "explica" de algún modo este Cristo. Esta figura de Cristo resulta además muy cohe­rente con la figura de la Virgen: Llagas de Cristo; dolores de la Virgen, dos devociones casi contemporáneas. Las dos figuras tienen la misma altura: 83 cm. El rostro del Cristo del Humilladero es igual que el rostro del Cristo, que la Virgen tiene muerto en sus brazos. Para más de uno las dos esculturas pueden ser del mismo autor.

Las dos "devociones" han convivido durante cinco siglos: La Virgen en el Santuario y el Cristo en el Humilladero. En días señalados se iniciaba un Vía Crucis en el Santuario y se finalizaba en el Humilladero. Personas, que aún viven, han hecho, de rodillas, el recorrido desde el Santuario al Humilladero rezando el rosario. Algunas lo hicieron en 1936-39, cuando estaban los alemanes en el Aeródromo y recuerdan cómo los soldados les hacían muchas fotografías...

Es interesante. Las dos corrientes de espiritualidad más originales y fuertes que nacieron y se vivían en la Europa del siglo XIV-XV (Alemania, Italia, Flandes, Noruega) han florecido en el siglo XV-XVI en La Virgen del Camino con mucho vigor. Aún hoy forman parte de nuestra devoción popular más valiosa y estimada. Baste recordar el traslado de la Virgen del Camino a la Catedral de León el 10 de mayo del 2003. Impresionante, lleno de piedad, folklore, público, estandartes, oraciones, autoridades civiles y religiosas... Sólo la voluntad de la Virgen y de Cristo pueden darnos explicación del nacimiento, desarrollo y permanencia de esta devoción vivida por millones de fieles durante cinco siglos.

 

 

 

Iglesia Parroquial de La Virgen del Camino (1961)

 

En la capilla izquierda que ocupa el espacio

de la "Ermita del Humilladero" del siglo XVI,

se venera el famoso Cristo.

En el exterior, también en el lado izquierdo, se puede leer, grabada en piedra,

la palabra "Humilladero".

Y una lápida contiene este texto:

"Aquí se apareció Nuestra Señora al Pastor

Alvar Simón el 2 de julio de 1505".

 

 

 

 

TEXTO: Fr. Jaime Rodríguez Lebrato O.P.

FOTOGRAFÍAS: Vivaleon.com

 

            Otros enlaces de interes en tu visita al Santuario de la Virgen del Camino:

Apuntes para disfrutar San Froilan en León.

Basilica Santuario de la Virgen del Camino León

Museo de Ciencias Naturales  Padre Arintero León.

El Cristo del Humilladero - La Virgén del Camino - León

 

 

 

 

 

Prohibida la reproducción total o parcial de este web, incluso el volcado a cualquier sistema de recuperación, sin la expresa autorización del propietario.

 

©  Vivaleon.com 2000-2001-2002-2003-2004-2005-2007-2008-2009-2010 -2011 - 2012  Todos los derechos reservados

Para cualquier duda o sugerencia póngase en contacto con:

info@vivaleon.com

Telf.- (+34) 650 08 44 46 - 650 08 44 45

www.vivaleon.com

 

EL CRISTO DEL HUMILLADERO - LA VIRGEN DEL CAMINO - LEÓN